El sistema educativo ante la encrucijada del cambio social

El sistema educativo ante la encrucijada del cambio social:
una mirada hacia el futuro

 

Desde que se estableció la educación se ha ido buscando que esta educación llegue a todos y de forma gratuita, todo ello con el objetivo de acabar con la  alfabetización y a mediados de la década de los ochenta se hizo realidad la utopía al conseguir la escolarización plena del cien por cien de nuestros niños en las edades legisladas como de escolaridad obligatoria, alcanzando en la enseñanzas secundarias niveles de participación crecientes, cercanos al 85%, y que constituyen cada año un nuevo record.

Actualmente la aceleración de diversos cambios sociales, políticos y económicos han configurado un panorama social tan distinto; esta dinámica de cambio social nos obliga a pensar en la educación y en nuestro sistema educativo desde una perspectiva distinta; y así, en todos los países europeos se han diseñado nuevas reformas para la enseñanza: transformadas profundamente nuestra sociedad y nuestros sistemas escolares, se pretende remodelar nuestros sistemas de enseñanza para hacer factible, en la nueva situación, una enseñanza de calidad.

No obstante, las reformas de la educación, tras ese éxito sin precedentes, se plantean en un momento de desencanto, en el que, la sociedad parece que ha dejado de creer en la educación como promesa de un futuro mejor, y los profesores enfrentan su profesión con unas actitudes de abstencionismo y dimisionismo que han ido creciendo paralelas al deterioro de su imagen social. Sin embargo, las actitudes de los profesores y de la sociedad son básicas para hacer realidad las reformas que se proyectan. En la actitud de los profesores hacia las reformas y en el apoyo de la sociedad están las claves de futuro para construir una educación de calidad.

 

Los problemas de la educación desde la perspectiva del cambio social.

El estudio de los problemas actuales de nuestro sistema educativo debe situarse, en el contexto de los profundos cambios sociales y educativos que se han vivido en las dos últimas décadas por tres razones bien precisas:

1.- Eliminar el desconcierto; analizar precisamente los principales indicadores de cambio y así saber a lo que nos enfrentaremos.

2.- Realizar el estudio de la influencia del cambio social sobre la función docente; esto serviría para que padres, medios de comunicación, sociedad se de cuenta las dificultades a las que se enfrenta el profesorado y los cambios que se han creado en el alumnado.

3.- con una visión global mostrar los nuevos problemas generados por estos nuevos cambios donde debe tocarse los puntos como son: imagen social del sistema de enseñanza, condiciones de trabajo y la formación de los profesores.

 

Principales Elementos De Cambio En El Sistema Escolar.

Se pueden enumerar doce indicadores básicos con los que resumir los principales cambios de la educación en los últimos veinte años, estos indicadores nos permiten identificar los problemas que requieren la intervención de la administración, sobre todo en los programas de formación de profesorado, para intentar reducir los efectos negativos que se proyectan sobre el sistema educativo.

1.- Utopía, expectativas de la sociedad y aumento de exigencias sobre los profesores: En este punto podemos observar como la sociedad le exige más a los profesores y los sucesos ante la sociedad surge la modificación de los cambión del plan de estudios o nuevas materias, se da el ejemplo de si se extiende el uso de drogas, enseguida se propone solucionar el problema elaborando programas educativos de prevención de la drogadicción, y se considera a la escuela y a los maestros como responsables en la lucha contra la droga; es por ello que la misma sociedad tiene que ser más participativa y no dejar todo el trabajo o responsabilidad a los profesores.

2.- Inhibición educativa de otros agentes de socialización: En esto influye la inhibición en las responsabilidades educativas de otros agentes de socialización. Fundamentalmente de la familia, por la incorporación masiva de la mujer al trabajo, la reducción en el número de sus miembros y la consiguiente reducción en el número de horas de convivencia. Por ello le dan toda la carga de trabajo al profesor, es decir algunos padres le responsabilizan hasta la educación moral y del hogar.

3.- Ruptura del consenso social sobre la educación: Esto se ha ido desarrollando debido a la diversidad propia de la sociedad multicultural y multilingüe, cada vez más extendida; por ello el desconcierto y las dificultades de los profesores situados en las zonas geográficas donde esta diversidad cultural es más patente: territorios bilingües, extrarradios de las grandes ciudades con población de aluvión, zonas con altas tasas de inmigración, y zonas de alta población extranjera con residencia habitual.

4.- Cambio de expectativas respecto al sistema educativo: En los últimos 20 años ha cambiado la configuración del sistema educativo ya que conforme han transcurrido los años la sociedad exige gente más preparada para poder obtener un empleo con un salario más remunerador; esto es porque la sociedad funciona según las leyes del mercado: al aumentar el número de personas que acceden a los distintos niveles de educación éstos descienden en su valor económico; sólo hace veinte años, una persona con un título de bachillerato superior, y por supuesto con una titulación universitaria, encontraba un trabajo dignamente remunerado, sólo porque eran muy pocos los que accedían a estos niveles de estudios.

5.- Modificación del apoyo de la sociedad al sistema educativo: Por lo mencionado anteriormente se ha modificado el apoyo del contexto social hacia la enseñanza, el sistema de enseñanza ha defraudado a los padres respecto al futuro de sus hijos; el resultado ha sido la retirada del apoyo unánime de la sociedad, y el abandono de la idea de la educación como promesa de un futuro mejor. La sociedad, medios de comunicación y gobernantes han llegado a la conclusión simplista y lineal de que los profesores son los responsables directos del sistema de enseñanza, esto lo hacen erróneamente para deslindarse de la responsabilidad que le corresponde a cada uno.

6.- Descenso en la valoración social del profesor: Sencillamente se ha ido decayendo el valor y respeto que se tenia ante un profesor, actualmente los padres de familia culpan al profesor de que esta equivocado y que el hijo tiene la razón.

7.- Aumento de las contradicciones en el ejercicio de la docencia: Debido la ruptura del consenso sobre la educación, han aumentado las contradicciones del profesor en el ejercicio de la función docente, elija el profesor el modelo educativo que elija, siempre podrá verse contestado, desde la postura de quienes defienden otros modelos educativos: si no permite que las niñas asistan a clase con el chador será acusado por las asociaciones musulmanas de no respetar la cultura de origen de las alumnas; si opta por permitirlo, las asociaciones feministas le acusarán de mantener una educación en la que se consiente la sumisión de la mujer; es decir siempre se le culpara de algo con lo que no coincida la sociedad al 100 %.

8.- Cambio en los contenidos curriculares: Debido a la evolución tecnológica, las nuevas demandas sociales, se ha ido realizando las modificaciones en los planes de estudio, esto es por la incorporación de nuevas carreras y por ello deben incorporarse nuevas materias a los planes de estudio.

9.-  Desarrollo de fuentes de información alternativas a la escuela: La aparición de potentes fuentes de información alternativas, desarrolladas básicamente por los medios de comunicación de masas, y muy particularmente por la T.V., están forzando y aún forzarán más al profesor a modificar su papel como transmisor de conocimientos; esto lo obliga a adentrarse a la tecnología y utilizarla como apoyo para impartir la enseñanza.

10.- Escasez de recursos materiales y deficientes condiciones de trabajo: La falta de recursos materiales aparece, en distintos trabajos de investigación, como uno de los factores que fomentan el desánimo de nuestros profesores; la falta de recursos no se refiere al material didáctico, sino a problemas de espacio y conservación de los edificios, penuria de mobiliario, falta de locales adecuados, etc. Es por ello que los gobiernos deben apoyar en tener instalaciones adecuadas para llevar a cabo la enseñanza.

11.- Cambios en la relación profesor – alumno: Hace veinte años había una situación injusta en la que el profesor tenía todos los derechos y el alumno solo tenía deberes y podía ser sometido a las más diversas vejaciones. En el presente, observamos otra situación, igualmente injusta, en la que el alumno puede permitirse con bastante impunidad diversas agresiones verbales, físicas y psicológicas, a los profesores o a sus compañeros. Donde también los padres influyen en esto, ya que actualmente los padres le dan la razón a los hijos y culpan a los profesores de estar equivocados.

12.- Fragmentación del trabajo del profesor: A través de los años el trabajo y función del profesor se ha ido fragmentando por la diversificación de funciones, que muchos profesores hacen mal su trabajo, no porque no sepan hacerlo mejor, sino porque no pueden cumplir, simultáneamente, las diversas tareas a las que se supone que deben atender. Además de las clases, deben realizar labores de administración; reservar tiempo para programar, evaluar, investigar en el aula, orientar a los alumnos y atender a las visitas de sus padres; organizar actividades extraescolares, asistir a cursos, etc.

Desarrollo de una estrategia de actuación para enfrentar los problemas educativos derivados de la aceleración del cambio social.

Se necesita realizar estrategias que contrarresten los puntos mencionados que influyen en el cambio del sistema educativo y responda al desconcierto producido por la aceleración del cambio social. La clave de la futura calidad de la educación es que si los profesionales que ejercen una función no están específicamente preparados para afrontar los problemas que deben resolver, jamás podrá esperarse una actuación profesional de calidad. Este es el elemento central. El aumento de dotaciones, la mejora de material o de instalaciones son accesorias. Una enseñanza de calidad sólo la hará un profesor de calidad. Conviene articular estructuras de ayuda para el profesorado en ejercicio, para los que aún no ha logrado una vía de actuación práctica lo suficientemente coherente como para evitar fluctuaciones y contradicciones en su estilo docente.

Hay que plantearse una actuación decidida, con una línea política muy clara, para mejorar la imagen social de los profesores y de la enseñanza; destacando los importantes logros y los éxitos incontestables conseguidos en los últimos años. La actuación de la administración puede mejorar una serie de elementos referidos a las condiciones de trabajo de los profesores elevando la calidad de su actuación profesional, su rendimiento y su satisfacción en el trabajo.

1.- Actuaciones respecto de la formación inicial de los profesores: En el proceso de formación inicial tienen que ver el enfoque idealizado a los programas de formación de profesorado orientados por un modelo de profesor eficaz, ideal o bueno; definiendo las actividades y enfoques de la formación del profesorado, transmitiendo al futuro profesor lo que debe hacer, lo que debe pensar y lo que debe evitar para adecuar su actuación educativa al modelo propuesto. También la adecuación de los contenidos de la formación inicial a la realidad práctica de la enseñanza, coincidiendo en destacar la falta de preparación de los futuros profesores en el plano relacional y organizativo, constatando un predominio en su formación inicial de los contenidos cognoscitivos.

Con la formación práctica incluida en el período de formación inicial permitir al profesor: Identificarse a sí mismo como profesor y a los estilos de enseñanza, ser capaz de solventar los problemas derivados de la organización del trabajo en clase, estableciendo un orden productivo, resolver los problemas derivados de las actividades de enseñanza y aprendizaje, profundizando en los problemas prácticos que plantea la psicología del aprendizaje y la didáctica.

2.- Actuaciones en el marco de la formación permanente: El proceso de formación es esencial para enfrentar los problemas de adaptación de los profesores en ejercicio a las nuevas situaciones planteadas por los cambios sociales, la comunicación entre profesores aparece, al mismo tiempo, como el camino y el obstáculo en el proceso que conduce a una enseñanza de calidad. La comunicación es el vehículo de mejora de la actuación del profesor: compartiendo sus problemas para no acumularlos, analizando en grupo las tendencias más influyentes del cambio social, expresando sus dificultades y limitaciones para intercambiar experiencias, ideas y consejos con sus colegas y con los demás agentes de la comunidad escolar.

3.- Actuaciones referidas a la imagen social de los profesores y de la enseñanza: El abrir una era de los profesores es prioritaria para aumentar la calidad de nuestros actuales sistemas educativos, esto debido al distanciamiento que hay entre la sociedad y el sistema educativo. Es evidente que aún quedan muchas cosas por mejorar en nuestro sistema de enseñanza, pero nadie nos asegura que la tendencia de progreso indefinido vaya a continuar sin esfuerzo. La posibilidad de empeorar debe empezar a considerarse como una opción posible frente a la que hay que comenzar a desarrollar estrategias de prevención.  Se tiene que comenzar a decirle a nuestra sociedad que debemos reconsiderar los juicios que estamos haciendo sobre el trabajo de los profesores y sobre el sistema de enseñanza. No se puede seguir aceptando el supuesto de que el sistema de enseñanza va a mejorar, desde los niveles que actualmente ha alcanzado, sobre la base de una crítica generalizada que, poniendo a los profesores bajo sospecha, no hace sino fomentar su desmoralización; si no lo contrario se le tiene que alentar y volver a dar esa seguridad, así mismo trabajar en coordinación, adquiriendo cada quien su responsabilidad.

 

Quince medidas concretas para enfrentar los problemas del sistema educativo en la situación actual

En respuesta se proponen quince medidas para enfrentar los problemas del sistema educativo actual:

1.- Definir todos los centros en los que resulta particularmente difícil enseñar, para dar un apoyo extraordinario, de todo tipo y eficaz.

2.- Negociar con los sindicatos respecto al tema de salud laboral, garantizando el apoyo a todos los profesores cuya salud se está degradando en la enseñanza.

3.- Fomentando que la solución de los problemas educativos en un amplio territorio, con miles de alumnos, se acerque cada vez más a las autoridades correspondientes que se relacionen con la educación.

4.- Llevar a cabo la valoración administrativa e incentivos para los profesores que verdaderamente trabajan y que son los auténticos animadores de la vida de un centro.

5.- Que en cada centro se establezca un fondo económico a justificar, para actividades y material que haya de ser distribuido de forma pública y objetiva entre los profesores, seminarios, áreas de materias, etc. Permitiendo a los profesores una cierta capacidad de gasto para financiar la vida del centro.

6.- Tener consideración especial del primer año de trabajo práctico en la enseñanza, evitando que recaigan sobre los nuevos profesores, los peores cursos, los peores alumnos, los peores destinos y los peores horarios.

7.- Apoyo razonable y razonado de la Administración educativa a los profesores, equipos directivos y claustros en las situaciones conflictivas.

8.- Realizar campañas de revalorización social de la enseñanza y de la imagen social de los profesores, fomentando el apoyo social al trabajo de los profesores.

9.- Realizar campañas en los medios de comunicación de apoyo y revalorización de la formación profesional del sistema de enseñanza.

10.-  Llevar a cabo cursos y seminarios de reflexión sobre los objetivos y valores educativos en una sociedad democrática y pluralista.

11.- De la misma manera desarrollar sobre los problemas educativos derivados de la diversidad propia de la actual sociedad multicultural y multilingüe.

12.- Apoyo de la Administración a los Seminarios Permanentes, Grupos de Trabajo y Movimientos de Renovación Pedagógica como motores del cambio educativo, elementos dinamizadores de la renovación pedagógica y lugar de encuentro para la comunicación entre profesores.

13.- Formación específica sobre la función directiva para los equipos de dirección de los centros de enseñanza, con la existencia de equipos de dirección más profesionales y permanentes parece una necesidad para dar mayor calidad a nuestro sistema educativo.

14.-  Fomentar la interrelación entre la Universidad, como centro de investigación, y los CEPs, con alguna presencia en la formación continua de un cupo de cursos sobre nuevos contenidos que incorporen, en las distintas materias, los resultados de investigaciones recientes y el estudio de nuevos temas.

15.- Establecer la formación inicial de los profesores de E.G.B. en el marco de una Licenciatura universitaria, por la necesidad de responder a unas demandas de formación cada vez más amplias y complejas a las que no es posible responder desde una Diplomatura, los profesores de enseñanza secundaria deberían tener una formación específica para la carrera docente, evitando la actual que durante cinco años se le fomenta una identidad profesional como historiador o como físico, y luego se pretende, en un curso de CAP, reorientar en pocos meses el sentido de una formación de cinco años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s